En Moonlight School, consideramos imprescindible que los docentes conozcan el funcionamiento del cerebro de los niños/as, para poder así adaptar el proceso de enseñanza-aprendizaje a las necesidades neuropsicológicas de los alumnos/as.
Desde la escuela tenemos la responsabilidad de conocer cuáles son los distintos aspectos neuropsicológicos implicados en el aprendizaje y tenerlos en cuenta para desarrollarlos diariamente a través de juegos y actividades, tan sencillas, que seguramente los niños/as no sean conscientes de que realmente están “ejercitando” su cerebro.
Por tanto, desarrollamos y fomentamos a través de las actividades y rutinas diarias cada aspecto neuropsicológico del niño/a, que son los siguientes:
 

Aspectos Neuropsicológicos

Funciones Ejecutivas
Se refiere a la capacidad de las personas para:
  • Marcarse metas.
  • Organizar y planificar cómo llevarlas a cabo.
  • Ser capaces de resolver problemas que se puedan presentar sobre la marcha.
  • Tomar decisiones al respecto.
  • Llevar a cabo la meta planteada.
  • Evaluar sus resultados para valorar si se habría conseguido mejor realizándolo de otra forma.
Memoria
Esta estrategia cognitiva nos permite recopilar la información y, para esto, debemos primero analizarla, categorizarla y relacionar la nueva información con la previa.
En el cerebro la zona que funciona como «almacén a largo plazo» de la memoria está conectada con zona de la emoción, esto explica la necesidad de que el aprendizaje signifique “algo” para los niños/as, que no sea mera recopilación de datos y memorización.
El alumno/a, debe involucrarse en el aprendizaje y realizarlo desde la emoción, para así, realmente aprender.
Audición
El cerebro realiza distintas habilidades auditivas:
  • Percepción.
  • Discriminación auditiva.
  • Discriminación figura-fondo (escuchar lo que realmente nos interesa dentro de muchos ruidos que nos rodean constantemente).
  • Atención auditiva.
  • Memoria auditiva.
Estas habilidades van a repercutir en tareas como la lectura, el lenguaje, el aprendizaje de idiomas…

Habilidades Visuales

Las tareas escolares y un mundo lleno de estímulos visuales, requieren que nuestro sistema ocular sea eficiente y coordinado.
El ojo está lleno de músculos y, por tanto, se puede entrenar, favoreciendo así su funcionalidad a través del desarrollo de sus distintas capacidades como son:
  • La movilidad ocular.
  • Los movimientos sacádicos.
  • La acomodación visual.
  • La convergencia…
Estas habilidades tienen relación directa con la lectura y las tareas motoras finas como escribir y dibujar.
Pensamiento Crítico
Vivimos en un mundo en que el acceso a la información y la comunicación es masivo y no siempre corresponde a la realidad.
Por tanto, debemos desarrollar en los niños/as la capacidad para tratar y valorar la información que reciben, así como, la habilidad de desarrollar su propio criterio y pensamiento.
 Creatividad 
Educar en la creatividad, supone fomentar la capacidad de los niños/as para producir ideas originales y novedosas, ser flexibles, ser capaces de asumir riesgos y resolver problemas y obstáculos que se presenten a lo largo de su vida.
 
Neuromotricidad
Múltiples autores establecen una clara relación entre el movimiento y el aprendizaje, ya que el cerebro controla cada uno de los movimientos que realizamos, como andar, correr, saltar… si éstos se establecen de forma correcta en los primeros años de vida del niño (0-6 años), el cerebro los automatiza.
De esta forma, se deja vía libre a las áreas motrices de la corteza cerebral encargada de estos movimientos, para que se centren en otro tipo de aprendizajes, que son más complejos y  requieren de más precisión, como por ejemplo, la escritura o el dibujo, tareas que conllevan aspectos tales como:
– La coordinación óculo-manual.
– La percepción.
– La estructuración espacial y temporal.
Integración Sensorial
La Doctora Jean Ayres define la integración sensorial como una capacidad automática e inconsciente del cerebro para organizar los diferentes estímulos que le llegan para su uso.
A través de los sentidos (audición, visión, tacto, propiocepción…), el cerebro obtiene un número infinito de datos sensoriales sobre nuestro cuerpo y nuestro entorno.
Tenemos una Sala de Integración Sensorial donde ayudamos al cerebro a “ejercitar” esta capacidad, la organización de la información obtenida será más eficaz y ayudará al niño/a a gestionar e integrar de forma más productiva todos los estímulos que recibe.
Dada la importancia que desde la Neuropsicología se da a este factor, en nuestra escuela tenemos una sala de integración sensorial donde los niños/as jugarán libremente a diario y con ejercicios específicos de neuromotricidad una vez por semana.
Lateralidad
El hecho de que los niños/as tengan una lateralidad bien definida y homogénea (ser diestros o zurdos), es el reflejo de un cerebro funcionalmente bien organizado.
Diferentes estudios neuropsicológicos, relacionan el rendimiento escolar con la lateralidad de los niños/as.
Por tanto, no podemos olvidar la importancia de que los niños/as tengan la lateralidad correctamente establecida y definida.
Inteligencias Múltiples 
Pensar en inteligencias múltiples según fórmula Howard Gardner “se trata de una visión pluralista de la mente, que reconoce muchas facetas distintas de la cognición, que tiene en cuenta que las personas tienen diferentes potenciales cognitivos y que contrasta diferentes estilos cognitivos”.
Gardner propone ocho tipos de inteligencias:
  • Inteligencia lingüística.
  • Inteligencia lógico-matemática.
  • Inteligencia viso-espacial.
  • Inteligencia corporal-cinestésica.
  • Inteligencia musical.
  • Inteligencia naturalista.
  • Inteligencia intrapersonal.
En base a esta teoría, debemos buscar un modelo de enseñanza-aprendizaje que permita al alumno/a desarrollar sus habilidades y estrategias de las diferentes inteligencias, para lograr así, un mayor éxito académico.